Mejora Cualquier Habilidad Con La Regla Del 1%

¿Sabías que usando la regla del 1% podrías duplicar tu capacidad en cualquier habilidad en poco más de dos meses (70 días para ser exactos), ser seis veces mejor en medio año, y 37 veces mejor en un año?

La idea es sorprendentemente sencilla: si mejoras un 1% cada día cualquier habilidad, en poco más de dos meses serás el DOBLE de bueno que cuando empezaste.

Sí, las cuentas están bien hechas, y no hay más truco que el potencial que tiene el interés compuesto. El secreto está en practicar de manera consistente durante un cierto periodo de tiempo, incluso si la cantidad de tiempo que se dedica cada día no es muy grande.

El secreto está en practicar de manera consistente

Fíjate también cómo empeorar diariamente un 1% conduce rápidamente a resultados catastróficos. En ese mismo periodo de 70 días tus habilidades se reducirían a la mitad, y la gráfica tiende a cero aún más rápido a partir de ahí.

Por supuesto, cuando se habla de mejorar una habilidad, es difícil determinar de manera precisa cómo mejorar exactamente un 1% o medir el progreso con exactitud, y llegados a cierto punto cualquier habilidad dejará de evolucionar a esa velocidad (nadie logrará correr 100m en 1 segundo por mucho que entrene).

No obstante, el concepto puede ser extremadamente útil, como veremos a continuación.

¿Cómo usar la regla?

Fácil. Sólo piensa en cualquier habilidad en la que quieras mejorar y comienza a trabajar en ella unos cuantos minutos cada día, ya sea practicando, o aprendiendo algo sobre ella. Incluso periodos cortos de 5 o 10 minutos al día pueden reportar grandes beneficios.

  • 1.Piensa en algo en lo que quieras mejorar: mezcla, compresión, uso de reverbs, delays, saturación, entrenamiento auditivo...
  • 2. Comprométete a dedicar al menos 5 minutos al día a hacer algo relacionado con la habilidad, o a aprender algo sobre ella.
  • 3. Prueba durante un mes y comprueba los resultados!

El paso 2 puede suponer también hablar sobre el asunto con alguien, o incluso simplemente pensar sobre ello. Vale cualquier hacer cosa relacionada con la habilidad en la que te quieres enfocar.

No apuntes alto

Fíjate que sugerimos periodos cortos de práctica, al menos al principio.

Lo hacemos porque apuntar alto no es siempre la mejor idea: si te pones objetivos que son demasiado difíciles, corres el riesgo de no conseguirlos, que esa "derrota" te desanime, y como resultado abandones el esfuerzo por completo.

Apuntar alto no es siempre la mejor idea

Por ejemplo, si no sueles haces ningún tipo de ejercicio y de repente decides ponerte a entrenar, es fácil caer en la tentación de ir "a tope" y proponerte entrenar al menos cinco días por semana. Apunta alto y llegarás lejos, ¿no?

El problema es que si al final sólo entrenas 2 o 3 días por semana, puedes tomártelo como que no estás cumpliendo tu objetivo (eso es sólo un 40-60% de lo que te propusiste) y abandonar por completo el esfuerzo, cuando en realidad tendrías que estar celebrando a lo GRANDE porque has aumentado tus días de entrenamiento semanales de forma considerable.

No seas como él... al menos al principio! Foto: Binyamin Mellish.

En este sentido, Jon Acuff, autor del libro ¡Termina!: Regálate el Don de hacer las cosas, propone reducir los objetivos a la mitad. De esta forma es más fácil otener la satisfacción de "terminar" o "haber hecho algo", y es más probable desarrollar un hábito estable partiendo de esa base.

Esto es parecido a lo que el coach de Nike Chris Bennett sugiere cuando se quiere hacer cualquier tipo de ejercicio físico: hay que entrenar de tal forma que cuando terminas te sientes todavía fuerte y podrías continuar un buen rato, en lugar de llevar tu cuerpo hasta el punto del agotamiento total.

De esta forma, esa sensación agradable es lo que tu cuerpo recordará, y la próxima vez que te toque entrenar estarás deseándolo porque a) sabes que puedes hacerlo con facilidad y b) al acabar la sensación es muy positiva.

Empieza con algo asequible. Foto: Rick Barrett.

Así que si encuentras problemas con un objetivo que ya ha sido reducido a la mitad, prueba a reducirlo un 50% adicional. ¡O incluso más! Prueba comenzando con un objetivo tan asequible que estás completamente seguro de que lo puedes hacer sin problemas, y construye a partir de ahí.

El objetivo último es crear el hábito. Una vez has hecho esto, aumentar la dificultad o incrementar el número de repeticiones es más sencillo.

En palabras de James Clear, autor de Hábitos Atómicos: "Domina primero el hábito de ponerte a ello. Los hábitos tienen que establecerse antes de poder ser mejorados".

Además, hay una razón fisológica que explica por qué es buena idea practicar en intervalos regulares: hasta que el cerebro no realiza nuevas conexiones neuronales no se asimila lo aprendido, y estas conexiones neuronales se crean durante el reposo, sobre todo durante la noche (enlace en Inglés).

Allanando el camino

Otra estrategia que ayuda a consolidar este tipo de esfuerzos continuados es preparar todos los materiales necesarios con antelación.

Por ejemplo, si te estás planteando mejorar tus dotes de ecualización, asegúrate de antemano que tienes suficiente material de audio para practicar.

Unos días antes de comenzar a practicar, descárgate varios archivos multi-pista, impórtalos en tu DAW y prepara varias sesiones, de forma que cuando llegue el día de empezar la práctica todo estará listo para comenzar.

Zona de Aprendizaje vs zona de Desempeño

En su fascinante charla de TED "How to get better at the things you care about" (en Inglés, con subtítulos en Castellano), Eduardo Briceño explica que es importante que seamos capaces de operar en dos zonas diferentes:

La zona de Aprendizaje es cuando sabes que estás practicando, y por tanto es esperable que haya errores. La zona de Desempeño es cuando estás intentando rendir al máximo, por lo que no arriesgas nada para evitar errores.

Eduardo Briceño. Imagen: TED.

En el trabajo, tendemos a pasar la mayor parte de nuestro tiempo en la zona de Desempeño, y eso es por supuesto normal; pero es importante introducir también Zonas de Aprendizaje, un entorno seguro en el que puedas practicar libremente sin miedo a cometer errores.

Y esa es exactamente la mentalidad que debes tener al practicar cualquier actividad.

Estarás entrando en tu zona de Aprendizaje, así que no te preocupes si no obtienes buenos resultados al principio. ¡De eso se trata! Simplemente intenta abordar el esfuerzo de una forma positiva, y trata de divertirte. Incluso si todavía no eres bueno en ello, pronto lo serás.

Desafíos mensuales

Aunando todos estos conceptos, hemos comenzado una serie de desafíos mensuales.

Cada mes, propondremos un objetivo, proveeremos de todos los materiales y herramientas necesarios para ello, y animaremos a todo el mundo que quiera tomar parte a divertirse y pasarlo bien.

¿Lo mejor de todo? ¡Serán totalmente gratuítos! Echa un vistazo aquí:

Desafío Critical Listening

Desafío Critical Listening

Únete gratis a este desafío para aprender cómo analizar cualquier mezcla o producción. Entiende qué se hizo y por qué, aprende técnicas nuevas, e inspírate para crear las tuyas propias.

Echa Un Vistazo

Pro Audio Master Classes
Usamos cookies para mejorar los servicios que te ofrecemos.
+Info Entendido